Lo último en crecimiento personal: mindfulness y amor por la naturaleza

Lo de María Talavera con el bosque fue como un flechazo. En apenas un segundo su cerebro sintió el arrobo propio del enamoramiento e, igual que sucede con un amor a primera vista, supo qué quería hacer el resto de su vida. De la locura del enamoramiento nació Fantástico Bosque, un proyecto de desarrollo personal con un impacto positivo, directo y real sobre el planeta.

 

Profesora de mindfulness y mentora de hábitos saludables, esta madrileña se dedica desde hace años a difundir modos de vida saludable y de reducción del estrés siguiendo un programa de mindfulness creado hace cuatro décadas por el biólogo molecular Jon Zabat-Zinn, conocido por la aplicación de algunas disciplinas orientales a la salud mental.

 

La clave está en la naturaleza

"Mi propuesta -dice María- es un viaje de exploración personal y colectiva a través de charlas inspiradoras que siguen la estructura de un árbol, que es el símbolo del ciclo vital de la naturaleza y también de nuestra verticalidad humana". Tomando la alegoría del árbol, nos explica que la salud representa la tierra donde se planta el árbol; la creatividad es la semilla; la educación, el tronco; las ramas son el desarrollo personal y las flores el talento; la ciencia está en los frutos y la espiritualidad abarca la naturaleza en su plenitud.

 

Pero la aventura no acaba hasta que los participantes no se involucran en un proyecto de reforestación. La idea es "inhalar conocimiento y exhalar un bosque", asegura esta emprendedora, empeñada en contribuir con su granito de arena para salvar el planeta.

 

Un granito de arena

"Intento convencerles del fuerte impacto que puede tener una acción individual, aunque parezca pequeña. Simplemente, ampliando sus actitudes saludables y respetuosas con el medio ambiente. Regenerar un trocito de tierra no es tan insignificante si se suma mucha gente con esa misma voluntad. Al hacerlo, no solo mitigamos los efectos del cambio climático, sino que además cambia nuestra relación con el mundo", cuenta convencida.

 

Su bosque imaginario ya está cobrando forma en la localidad leonesa de Valdavido, en el epicentro de la llamada España vaciada, gracias a los beneficios conseguidos, que se han destinado a la asociación SEO BirdLife para plantar un bosque autóctono de más de cinco hectáreas y casi 4.000 árboles de diferentes especies. De esta forma, esta reserva ornitológica de algo valor ecológico podrá recuperar su biodiversidad y mejorar sus posibilidades. Habrá ciruelos, avellanos, alisos, fresnos, sauces, manzanos silvestres, cerezos y ciruelos, entre otras especies, que darán cobijo y alimento a la fauna local.

 

"Con este precedente -advierte María-, Fantástico Bosque ya no va a parar. Es urgente empezar a reparar las cicatrices que va dejando la actividad humana en muchos lugares y volver a llenar de vida un hábitat natural de jabalíes, ciervos, osos, cabras montesas, lobos, y miles de aves. Tanto de manera individual como colectiva, es mucho lo que podemos hacer para revertir el proceso de degradación del planeta". Ganas no le faltan y tampoco poder de persuasión.

 

Rostros conocidos

Numerosas celebridades y personas influyentes en diferentes áreas se han sumado a su iniciativa. La cantante Rozalén, la presentadora Anne Igartiburu, la artista Lita Cabellut, el actor Nicolás Coronado, el naturalista Joaquín Araújo o la divulgadora Odile Rodríguez de la Fuente son solo algunos de los rostros conocidos. En el grupo hay otros pensadores, científicos, artistas, médicos, activistas y emprendedores. Todos transmiten sus vivencias, inquietudes, consejos y conocimientos y comparten también esa necesidad de replantearnos la vida y nuestra relación con el mundo.

 

 

María, que se define como una persona curiosa, viajera y con ganas de aportar al planeta, alumbró su idea durante el confinamiento, en una casita en medio del campo. Fue un tiempo que aprovechó para meditar, ver documentales de naturaleza y reflexionar.

 

En una mañana de meditación, imaginó ese bosque con sus particulares árboles de la sabiduría y lo tomó como metáfora de un viaje de crecimiento personal que va de la raíz a los frutos. "Los bosques -insiste- funcionan como sociedades perfectas donde cada elemento tiene una función. Nos ayudan a mirar hacia dentro y poner en valor la salud, los afectos, las relaciones humanas y el medio que nos sustenta. La necesidad de hacerlo así es acuciante".

MARÍA B. SÁNCHEZ. (Viernes, 10 junio 2022 - 08:06). Lo último en crecimiento personal: mindfulness y amor por la naturaleza. Viernes, 10 junio 2022 - 11:01, de EL MUNDO Sitio web: https://www.elmundo.es/yodona/lifestyle/2022/06/10/629f5780fdddff1e918b45de.html